Fragmentos de su niñez

En aquel entonces los tiempos eran distintos, para comenzar, Emilio solo tenia seis años de edad, por su cabeza solo transcurrían ideas que comparados con las de ahora eran locuras increíbles pero envidiables en imaginación, es claro, que el niño a veces mezclaba ideas verdaderas con un toque de su imaginación inocente.

Emilio se preguntaba cosas como: ¿La vida es un circulo o una línea recta?, ¿porqué siento un sentimiento triste-alegre luego que tomo el baño de la mañana? y ¿Porqué veo en los adultos esa luz amarilla difuminada sobre sus cabezas?; estas eran preguntas que a su edad eran complejas y difícilmente lograría hallar las respuestas. Hoy el muchacho ya es un joven emprendedor, con poco más de veinte años solo le interesan los libros y los juegos de mesa, a veces cuando está tranquilo sentado en su cama recuerda solo fragmentos de su niñez, pero aún así, perdura en su memoria aquel cuestionamiento que de niño se inventaba.

Nos vemos!!!

Compartir

Entradas Relacionadas

Siguiente
« Prev Post